May 28, 2020

L’Angélique-À-Marc

Leche: Vaca
Tipo: Pasta blanda, corteza florida atado con una faja de madera
Denominación de Origen: -
Materia grasa: No definido
Maduración: 60 días
Aspereza: Media
Vino: Monte Odina Gewürztraminer (D.O. Somontano)
País de origen: Canadá
Región: Quebec

El Angélique-À-Marc es un queso elaborado por la Société Coopérative Agricole de l’Île-aux-Grues, en Quebec, Canadá.
La Isle-aux-Grues (Isla de las Grullas) es una isla situada en el río San Lorenzo, que mide aproximadamente 7 kilómetros de largo por 2 kilómetros de ancho. Es la única isla habitada entre las veintiuna que componen el archipiélago de Isle-aux-Grues. En esta pequeña isla de sólo 156 residentes y 10 fabricantes de productos lácteos han puesto en común su leche para crear esta cooperativa.
A unos 75 km de la ciudad de Quebec, azotada por los vientos, y mecida por el río San Lorenzo, la quesería artesanal más importante de Canadá está en el corazón de un lugar único que ha forjado su autenticidad y la economía local. Una cooperativa quesera en la que la solidaridad, el microclima insular y unos conocimientos técnicos centenarios han permitido crear productos de un refinamiento extremo preservando al mismo tiempo la agricultura local y la tierra.
Desde 1977, la cooperativa ha logrado crear esta firma cremosa, untuosa e inimitable que ahora buscan los sibaritas.
El Angélique-À-Marc es el segundo queso nacido de la colaboración de la quesería con el artista Marc Séguin. Si La Bête-A-Séguin (que fue el primer queso en colaboración con Marc Séguin) se caracteriza por su perfume y su sabor decididamente «animal», el Angélique-À-Marc seduce por su dominante “vegetal” y matizada de intensidad media. El cinturón de madera que abraza la rueda durante toda su maduración añade este toque ligeramente amaderado.
Este Angélique-À-Marc es un queso elaborado de forma artesanal con leche entera y cruda de vaca, de pasta blanda que presenta una corteza plisada de color blanquecino de moho, pasta de color amarillo. Al tacto la pasta tiene una textura ligeramente fluida, muy untuosa y ligeramente húmeda. En nariz desprende aroma a madera, fragancia franca con un toque de abeto. En boca nos revela un sabor resinoso y afrutado con notas a nuez y mantequilla salada.
El nombre Angélique-A-Marc combina el nombre de una planta autóctona angélica, con el del artista Marc Séguin. Marc Séguin (nacido el 20 de marzo de 1970) es un canadiense francés pintor y novelista cuyo trabajo se lleva a cabo en varias colecciones importantes.
La angélica es una planta natural que se encuentra en el archipiélago de la Isla de las Grullas desde hace más de 300 años. Una planta bien arraigada en la región de la isla como Marc Séguin que la ha convertido en su tierra de inspiración desde hace una veintena de años. Su finura, su delicada fragancia y su carácter indígena, inspiraron a Marc Séguin a firmar el diseño de la etiqueta de este queso, de sabor puramente vegetal, fruto de una estrecha colaboración entre el artista y los artesanos queseros de la está quesería. Al igual que La Bête-A-Séguin, L’Angélique-A-Marc se integra en el programa de becas “Les Arts de l’Isle“, que pretende ser una palanca para la economía local y la comunidad de la Isla.
Cuando es joven, es tan suave y cremoso que se puede tomar como un queso de mesa acompañado con pan crujiente y una buena combinación de fruta fresca y frutos secos, o bien untarse sobre tostaditas y fundirse en el horno, y por supuesto queda maravillosamente en una tabla de quesos, si por el contrario el queso esta en el punto de proteólisis lo puede disfrutar como una torta, es decir; comiéndolo con una cuchara, o untando con una crujiente rebanada de pan, también es ideal para hacer una fondue. Este queso se complementa con muchos vinos, incluyendo Pinot Noir o Gewürztraminers.

Mundoquesos