Mar 28, 2020

Le Galait

Leche: Vaca
Tipo: Pasta blanda, corteza enmohecida
Denominación de Origen: -
Materia grasa: 55%
Maduración: Entre 2 y 3 semanas
Aspereza: Suave
Vino: Samuel Chatenay Goutte D'Or (D.O. Neuchatel)
País de origen: Suiza
Región: Berna

La quesera Agnès Beroud es hija del famoso fabricante de quesos blandos Michel Beroud (Tomme Fleurette) de Rougement un pequeño pueblo en la Suiza francófona. ¡El amor la llevó a trasladarse al Jura bearnés, concretamente a Saint-Imier, donde ella y su esposo Florian Spielhofer desarrollaron el Galait! La quesería O’Lait Sàrl Fromages se abastece de 5 agricultores cercanos. En cada etapa de la transformación desde la producción de la leche hasta la del queso y luego hasta la maduración, utilizan la mejor materia prima respetando su riqueza en su estado natural. Por eso, trabajan con leche de montaña del Mont-Crosin (1227 metros de altitud), las vacas pastan en campos naturales ricos en hierbas aromáticas, dando un sabor único a la leche fresca. Sin ensilaje, en verano, las vacas pastan y se alimentan de hierbas frescas, mientras que en invierno, se alimentan con heno cosechado durante el verano. Este modo de alimentación corresponde a la necesidad natural del sistema digestivo del animal. En la leche cruda se conserva la flora láctica en su estado original. Como su objetivo es añadir fermentos lácticos para garantizar la fermentación, teniendo en cuenta la flora ya presente en la leche, es ella la que va a dar también el sabor del terruño a sus quesos. Por lo que está leche tiene la certificación oficial de leche de montaña.
El Galait es el primer queso que produce esta joven quesera de forma regular (1-2 veces por semana). Se trata de un queso artesano graso de pasta blanda con corteza enmohecida, elaborado con leche cruda de vaca de montaña.
El Galait tiene una hermosa corteza enmohecida de color amarillento que es comestible. Esta fina corteza protege una pasta que luce un brillante color marfil, es suave muy untuosa. Tiene un sabor suave y láctico con toques de hierba y especias, así como la maravillosa combinación de textura de la corteza suave, pero protectora y el núcleo que se funde en la boca. Su aroma es fino, lechoso pero potente. Cuanto más tiempo madura, más fuerte se desarrolla tanto su sabor como su aroma.
De forma rectangular parecida a un ladrillo. Se comercializa con un peso de 160g.
El nombre Galait, es el acrónimo de dos palabras francesas “galet” y “lait” cuya traducción podría ser (guijarro de leche), posiblemente debido a su apariencia.
Este queso fue el ganador de la medalla de oro en el Campeonato que Quesos Suizos del año 2018 “Swiss Cheese Awards” en la categoría de quesos de pasta blanda y corteza enmohecida.
Es importante comer este queso a temperatura ambiente para degustar mejor su riqueza de sabores.
Gracias a su forma rectangular alargada, este queso es fácil de cortar. Este queso combina bien con frutos secos o nueces, acompañado de un crujiente pan de pasas. Untado sobre una baguette para una merienda. Tanto por su forma como por su sabor, será la atracción de su tabla de quesos. En cocina: fundido en un rissotto, añadiéndolo caliente sobre un bistec o para hacer tortillas con queso. Lo maridaremos con un vino blanco con cuerpo y seco.

Mundoquesos