Ene 9, 2021

Blauw Klaver

Leche: Vaca
Tipo: Pasta blanda, azul, corteza natural con carbón
Denominación de Origen: No
Materia grasa: No definido
Maduración: De 4 a 8 semanas
Aspereza: Media
Vino: Wintricher Geierslay Sur Lie (D.O. Mosel)
País de origen: Holanda
Región: Utrecht

Este hermoso queso azul se elabora no muy lejos de Bussum, concretamente en Kamerik, un pueblo que forma parte del municipio de Woerden de la provincia de Utrecht, en el Corazón Verde (Green Heart) de los Países Bajos.
Se fabrica en la quesería “De Houdycker”, donde tienen 60 años de experiencia en la elaboración de quesos Gouda de granja (Boeren Goudse) y con ellos han ganado muchos premios.
Matthijs y Maaike viven y trabajan en la granja ‘De Houdycker’. Junto con el padre de Matthijs, Leendert de Wit, cuidan de 100 vacas rojas y blancas en el Corazón Verde de Holanda. Matthijs y Maaike ya son la tercera generación de la familia De Wit en administrar la granja desde 1957.
El Blauw Klaver (trébol azul en español) es un queso de leche pasteurizada y se madura utilizando técnicas modernas para garantizar una maduración óptima. La leche que utilizan para hacer este queso se obtiene de un rebaño mixto de vacas, un cruce entre MRIJ y Red Holstein, está mezcla proporciona excelentes ingredientes lácteos para la preparación del queso azul.
Matthijs y Maaike se encargan del cuidado de estas vacas, que proporcionan una excelente leche para hacer este Blauwe Klaver. Bajo el lema “las vacas pertenecen a la pradera”, el rebaño pasta al aire libre tanto como les es posible en las 40 hectáreas de pasto fresco de pólderes verdes. El pastoreo extensivo y libre se refleja claramente en este producto especial, delicioso y refinado. Para hacer el Blauw Klaver sólo se utiliza la leche de las vacas propias de la quesería.
Aun que este hermoso y suave queso azul se elabora en Kamerik. La receta no se creó aquí, el queso se originó en Harmelen, donde fue elaborado por el quesero Jos Van Egmond, que aprendió el oficio en Francia. Transmitió sus conocimientos y recetas a Maaike y Mathijs, los actuales fabricantes del queso.
Durante años en “De Houdycker” hicieron Goudas. Se cambiaron a Blauw Klaver a principios del 2015, porque querían distinguirse más en su oficio, ya que hasta donde sabemos, este es el único queso azul elaborado en Holanda con leche de vaca. Afortunadamente, pudieron hacerse cargo de la receta de este queso después de que había estado fuera del mercado durante algunos años. Han tenido la oportunidad de revivirlo. ¡Y lo han agarrado con ambas manos! Utilizando las técnicas y la experiencia específicas, el Blauw Klaver, con su característico y excelente sabor, se ha convertido en el mejor de las muchas variedades.
Para fabricar el Blauw Klaver, primero se pasteuriza la leche, después se añaden el cuajo, el cultivo iniciador y el moho penicillium. Cuando la leche se convierte en una masa espesa, la leche se coagula. La masa espesa se corta en trozos pequeños. Luego, todo se agita manualmente. Esto libera humedad. Es decir, se drena un líquido amarillo llamado suero. Llamamos cuajada a los trozos de leche cuajada. El queso se elabora con esta cuajada. La cuajada se coloca en los moldes.
En el pasado, la maduración tenía lugar en las cuevas frescas francesas. Ahora estas se han simulado utilizando técnicas modernas, por lo que se produce una maduración óptima. Durante la maduración, el moho azul se esparce delicadamente por el queso. Finalmente, el queso se envuelve en papel de aluminio y se completa con la etiqueta de la casa “De Houdycker”.
El resultado es el Blauw Klaver: un queso azul holandés de preparación tradicional con influencia francesa. Un queso artesanal blando y deliciosamente cremoso, que proporciona una capa de textura vaporosa en la boca, es suave, pero de sabor intenso. La corteza aporta salinidad, que combina muy bien con el carácter rústico del queso. Se trata de una especialidad para los amantes del queso azul no muy punzante.
El queso se comercializa en forma de ruedas planas con un peso de 1,5 kg, la pieza entera.
Si todos los quesos es importante consumirlos a temperatura ambiente, en este es imprescindible, si quiere saborear toda su fragancia de matices. Una vez llevado a la temperatura adecuada, disfruté de este queso como postre al final de la comida, con una baguette crujiente y fruta fresca. El Blauw Klaver hace una perfecta armonía en cualquier tabla de quesos.
En cocina es muy versátil, es estupendo para aderezos de ensaladas, y para pasta fresca, con el Blauw Klaver también puedes preparar fácilmente platos deliciosos, por ejemplo: Hamburguesas con Blauw Klaver y chutney de cebolla, Sopa cremosa de coliflor con Blauw Klaver o un delicioso Soufflé de queso azul. Un buen vino tinto o blanco suave, no demasiado seco, una cerveza rubia o, un buen rosado.

Mundoquesos

Mundoquesos

Mundoquesos

Mundoquesos

Mundoquesos