Ene 16, 2020

Carré de Bray

Leche: Vaca
Tipo: Pasta blanda, corteza florida
Denominación de Origen: -
Materia grasa: 45%
Maduración: 2 semanas
Aspereza: Suave
Vino: Robert J. Mur Reserva Brut Nature (D.O. Cava)
País de origen: Francia
Región: Sena Marítimo (Normandía)

El Carré de Bray es un queso tradicional del este de Normandía (País de Bray), elaborado con leche cruda de vaca, de pasta blanda y corteza florida, producido principalmente en la zona de Gournay-en-Bray. Su método de fabricación es similar al del Neufchâtel al que se asemeja: sin embargo, a diferencia de este, sólo se somete a una maduración corta de dos semanas.
Según algunos, se debe a la creatividad de Mr Pommel, gran productor de queso de Gournay-en-Bray, que lo creó adaptando las técnicas utilizadas para la fabricación del Neufchâtel. Para otros, es fruto del trabajo de Charles Gervais, ya padre adoptivo del Petit-suisse. La marca Gervais, en efecto, lo vendió durante mucho tiempo bajo el nombre de “Malakoff” y de forma redonda.
Hay que recordar también que estas dos casas (Pommel y Gervais) fueron competidoras feroces y temibles a principios de siglo. Ambas casas están ubicadas al este de Normandía, comercializan productos parecidos, funcionan de manera moderna (producción industrializada, distribución eficiente) y compiten por la inventiva. No es de extrañar que ambos se otorguen la paternidad de ciertos productos.
Pero en realidad fue un agricultor de Rouvray-Cantillon quien tomó la receta le agregó cebollino y la vendió bajo el nombre de Carré en Bray.
Con el tiempo el nombre se ha quedado, pero el cebollino ha desaparecido…
El nombre de este queso nos indica su forma, puesto que la palabra francesa “carré” significa en español (cuadrado), mide 7 cm de lado, 2 cm de grosor y pesa 110 g.
Su corteza de color blanco es florecida y uniforme y su pasta es un poco flexible, ligeramente salada y granulada.
El Carré de Bray tiene un sabor fresco y salado que se adaptará a aquellos que temen a los quesos con un fuerte “carácter”.
Este queso tiene un evidente olor a hongo champiñones. Generalmente está envuelto en papel de aluminio.
A menudo se confunde con el Demi-sel o Carré Frais (fresco), aunque estos quesos son bastante diferentes.
Para degustar toda la riqueza de sabores se recomienda el consumo a temperatura ambiente. Como funde muy bien es excelente para untar derretido sobre rebanadas de pan para bocadillos. En la cocina es ideal en ensaladas, salsas, para pasta o risotto. Por supuesto en una tabla de quesos, para comer de los primeros. Se recomienda combinar este queso o bien con algo burbujeante, como Champagne, Prosecco o Cava o con vino blanco más frutado como Sauvignon Blanc.

Mundoquesos