Oct 1, 2021

Mamá Marisa

Leche: Vaca
Tipo: Pasta blanda, azul, corteza natural enmohecida
Denominación de Origen: No
Materia grasa: No definido
Maduración: Mínimo 4 meses
Aspereza: Media
Vino: Menade Dulce (D.O. Rueda)
País de origen: España
Región: Pravia (Asturias)

El azul es una especie de distintivo de nobleza en los quesos. En esa alta cuna ha nacido, después de un largo parto, siete años y 350.000 euros de inversión, Mamá Marisa, la nueva variedad de la quesería praviana Rey Silo. Recibe el nombre por la madre del chef asturiano José Andrés que apadrinó el proyecto desde el primer momento y que se va a encargar desde ahora de promover la difusión del nuevo queso asturiano de Ernesto Madera y Pascual Cabaño, que con el tiempo se convertirá en una de las referencias lácteas entre los de su clase, a la que pertenece el tradicional Cabrales.
De momento está tomando impulso y pronto empezará a adquirir el prestigio que apunta. Elaborado, como todos sus quesos, con leche cruda y entera de vaca procedente de un único ganadero de Asturias y de manera totalmente artesanal, introduciendo en el proceso varias innovaciones en la obtención de la cuajada para obtener el queso fresco que les permita la maduración deseada.
En el proceso de afinado del Mamá Marisa que tiene una duración mínima de cuatro meses, también han introducido distintas innovaciones para lo que reformaron la cava de la quesería, diseñando un sistema de climatización que reproduce de manera óptima las condiciones ambientales de las cuevas naturales que les han permitido lograr un azul cremoso, con un desarrollo de las elegantes vetas de Penicillium roqueforti que le proporcionan esos punzantes toques frutales que caracterizan a los buenos azules. Este queso es profundo, equilibrado, con una textura untuosa y aterciopelada con resonancias en boca a bosques y prados verdes, a frutas rojas maduras, y fragancias marinas.
Cuando está en su punto óptimo puede deshacerse fácilmente, por tanto, se recomienda su uso desmenuzado en ensaladas o mezclado en platos de vegetales frescos, en los que la cremosidad del queso contrastará magníficamente. O bien, solo endulzado con frutas frescas (peras o manzanas) o mermeladas. Es perfecto para una tabla de quesos.
Marida especialmente bien con un vino de postre, como un Menade o con vinos dulces de vendimia tardía y también con vinos espumosos.

Mundoquesos

Mundoquesos

Mundoquesos

Mundoquesos

Mundoquesos