Ene 14, 2022

Mayada La Sotarraña

Leche: Cabra
Tipo: Pasta semidura, corteza natural con mohos
Denominación de Origen: No
Materia grasa: No definido
Maduración: 4 meses
Aspereza: Media
Vino: Sidra artesana
País de origen: España
Región: Concejo de Cabrales (Asturias)

Jéssica López y su marido son los responsables de la Quesería Maín. Durante generaciones han continuado con la tradición familiar, la elaboración del auténtico Queso de Cabrales. Sus comienzos como elaboradores de queso de Cabrales se forman gracias a la experiencia de su familia que les han transmitido su forma de trabajo, sus consejos y algún que otro truco para que este queso sea una auténtica delicia. La Quesería Maín es una quesería artesanal, se encuentra en Sotres de Cabrales a 1.050 metros de altitud, (el pueblo mas alto de los picos de Europa) en el Parque Nacional de los Picos de Europa. Disponen de varias cuevas naturales donde el acceso con el coche es imposible. En estas cuevas la temperatura es de 6º a 8º y un 95% de humedad, esto hace que el queso de Cabrales madure más despacio y tenga un sabor único.
Este queso de leche cruda de cabra se llama Mayada la Sotarraña. El nombre del queso viene del lugar donde las cabras pastan y viven en los veranos en Peña Maín y, donde ellos suben a ordeñarlas durante los meses comprendidos entre mayo y agosto. Así aprovechan los pastos de alta montaña en los meses restantes y ellas estarán en total libertad y secas para que cuándo comience la época de nieve bajen al pueblo comiencen los partos y la época de nuevo ordeño.
La calidad de la leche es excelente debido a la gran calidad del pasto que hay en la zona.
Una mayada (asturiano) o (majada en español) es un paraje en medio del campo o en este caso de la montaña, que sirve como refugio del pastor y de su ganado por las noches durante las épocas del pastoreo y de la trashumancia, cuando ya ha pasado el invierno y se acerca el verano.
Sus cabras siguen un pastoreo tradicional que lleva usándose en esta zona durante mas de 5000 años. Ayudan a conservar y mantener estos paisajes tan idílicos.
Después de un periodo de maduración de cuatro meses en las bodegas de la quesería, el queso presenta una corteza natural totalmente comestible ya que no lleva ningún tratamiento, con manchas de mohos, y en su interior la pasta es blanca, semidura, cerrada, sin ojos, con un toque picante, cremoso y suave.
Cada queso tiene un peso aproximado de 1,8 Kg.
Una vez llevado a la temperatura adecuada es un excelente queso de mesa, apto para ser consumido solo con un buen pan crujiente, acompañado con mermeladas, dulce de manzana y una sidra artesana.
Foto: Quesame Mucho

Mundoquesos

Mundoquesos

Mundoquesos

Mundoquesos

Mundoquesos