Dic 28, 2019

Petit Chèvre Affiné au Piment d’Espelette

Leche: Cabra
Tipo: Pasta blanda, corteza florida salpicada con pimentón
Denominación de Origen: No
Materia grasa: 45%
Maduración: De 3 semanas a un mes
Aspereza: Suave
Vino: Comte Lafond (D.O. Sancerre)
País de origen: Francia
Región: Deux-Sèvres (Nueva Aquitania)

Fabricado por la quesería Poitou Chèvre, en Bougon, una población francesa, en la antigua región de Poitou-Charentes, departamento de Deux-Sèvres.
La quesería Poitou-Chèvre es ante todo una empresa familiar. “En 1897 los ganaderos de los alrededores de la Mothe Saint-Heray se unieron para crear la cooperativa de la Mothe Saint-Heray, que más tarde se convertirá en la Mothe Bougon”, explica Frédéric Rongeon, propietario de la empresa. Durante el siglo XX, la lechería se especializa en la producción de queso, especialmente en los quesos de cabra.
En 1996, Poitou-Chèvre, una empresa familiar, adquiere la quesería y se dedica principalmente a los “quesos de cabra de fabricación tradicional, como el Chabichou du Poitou o el Mothais à la Feuille”. En 2014, Poitou-Chèvre compró la quesería de Bougon y, tras 18 meses de trabajos, dejo el pueblo de Mothe Saint-Heray y se trasladó a sus nuevos locales en Bougon a principios de 2016. En el corazón de un entorno natural preservado, entre tierras de cultivo, arboledas y llanuras onduladas, Bougon es un pequeño pueblo situado en el Poitou meridional a medio camino entre Niort y Poitiers…
Este Petit Chèvre es un queso de leche pasteurizada de cabra, de pasta blanda y corteza florida salpicada, de los puntos rojos de pimentón de Espelette. En su interior presenta una pasta compacta y escamosa, de color blanco.
En realidad es una variación del “Bonde d’Antan”, otro queso producido por la misma quesería.
Estos quesos se moldean a mano uno por uno y se colocan en “faisselles” (recipientes perforados para permitir escurrir el suero sobrante). Estos moldes les dan un aspecto similar a un tapón (pequeño trozo de madera utilizado en tonelería). La textura es fina y cremosa, y los sabores son dulces y de cabra.
Su aspecto y sobretodo su color puede llevarnos a pensar que se trata de un queso de sabor picante, pero nada más lejos de la realidad. La combinación de la dulzura de la leche de cabra y el pimentón de Espelette os sorprenderá por su sabor láctico, fresco y afrutado, terminando con punto agradablemente picante y algo ácido. Este pequeño queso de cabra es un fuego artificial de colores y aromas, un contraste interesante a probar, que seguro gustará a todos.
Para degustar toda la riqueza de sabores se recomienda el consumo a temperatura ambiente.
Gracias a su tamaño es perfecto para llevar y disfrutarlo en un picnic solo, con ensaladas y sobre verduras frescas, o cortado en rodajas y asado a la parrilla con tomillo y miel. Lo maridaremos con un Sauvignon Blanc.

Mundoquesos