Abr 3, 2020

Couronne de Fontenay

Leche: Cabra
Tipo: Pasta blanda, corteza con ceniza
Denominación de Origen: -
Materia grasa: 45%
Maduración: Entre 3 y 4 semanas
Aspereza: Suave
Vino: Terres Blanches Sancerre (D.O. Pouilly-Fumé)
País de origen: Francia
Región: Indre y Loira (Centro-Valle de Loira)

El Couronne de Fontenay es uno de los muchos quesos franceses procedentes del maestro afinador Rodolphe Le Meunier. El nombre de este elegante queso significa “corona”, ya que tiene la forma de un pequeño anillo en forma de corona y Fontenay es el área donde se originó el queso. Este queso francés elaborado con leche pasteurizada de cabra, tiene su peculiaridad en que las pequeñas formas están recubiertas con ceniza vegetal.
Rodolphe Le Meunier heredó el gusto por el queso al nacer en una familia de queseros. Su abuela era criadora de cabras y confeccionaba quesos, su padre tomó el relevo, y ahora es él en colaboración con su hermana Caroline quienes dirigen este negocio transmitido de generación en generación.
Nombrado “Meilleur Ouvrier de France” (MOF) (Mejor Artesano de Francia) y Mejor Quesero Internacional en 2007, Rodolphe Le Meunier es reconocido por su talento y su exigencia de calidad tanto en Francia como en el extranjero. Sus quesos se distribuyen en las mejores tiendas de comestibles y los mejores restaurantes de todo el mundo.
Aunque este queso tiene la forma del Couronne Lochoise, su perfil de sabor recuerda mucho más a Selles sur Cher. La corteza de ceniza vegetal oculta una línea cremosa espesa y untuosa, que cubre una pasta interna densa y pegajosa.
Después de un período de envejecimiento de 4 semanas, el Couronne de Fontenay obtiene una llamativa corteza rugosa, formando lo que se conoce como “piel de sapo” (Geotrichum candidum). Algunas personas se refieren a ella como la corteza “inteligente“, por razones obvias. Debajo, hay una pasta que se mantiene lisa, llegando a ser más o menos cremosa, sobre todo en los bordes que en este queso, por su forma de anillo, casi toda esta bordeando la corteza. De todas formas la cremosidad variara según la temporada, los jóvenes se funden en la boca, los más maduros son más potentes, incluso pueden llegar a ser levemente picantes, pero por encima de todo, tenga la maduración que tenga, el Couronne de Fontenay siempre mantiene una deliciosa suavidad cítrica perfectamente equilibrada.
El sabor es ligeramente ácido y algo salado con una leve nota caprina típica de los quesos de cabra. Los aromas recuerdan a la hierba fresca y verde de las tierras de pastos ricos de Fontenay.
Es importante comer este queso a temperatura ambiente para degustar mejor su riqueza de sabores.
Se suele acompañar de pan con nueces y frutos secos, o frutas frescas (uvas).Una pareja casi ineludible para este tipo de quesos son la mermelada y la miel, pero también es exquisito sobre tostadas calientes en una ensalada. Por su forma singular puede ser un componente atractivo en una tabla de quesos. Acompaña el queso con vinos del Loira como un Sancerre blanco o tintos como Anjou o Bourgueil.

Mundoquesos