Ene 21, 2020

Delicapra

Leche: Cabra
Tipo: Pasta blanda, corteza enmohecida
Denominación de Origen: No
Materia grasa: No definido
Maduración: Fresco, solo 5 días
Aspereza: Suave
Vino: Oddero (D.O. Moscato d'Asti)
País de origen: Italia
Región: Bérgamo (Lombardía)

Este queso lo elabora Giovanni Monaci en su quesería familiar Casera Monaci ubicada en Almenno San Salvatore una localidad italiana de la provincia de Bérgamo, región de Lombardía.
Una historia de pasión y trabajo que comenzó hace 40 años en el Valle Brembana, con la producción del queso Branzi que continúa hoy con la famosa marca “Il Dolce Branzi Monaci” y con muchos otros quesos tradicionales de Bérgamo. En su quesería preparan con cuidado y pasión productos lácteos frescos como la Ricotta y el Primo Sale, quesos de leche de vaca como el Stracchino, Taleggio, y la Formagella local, quesos de leche de cabra como Stracapra y Dolcetto di capra, y por supuesto este Delicapra, así como otros productos lácteos; mantequilla, yogur y leche fresca.
El Delicapra es un queso de mesa de pasta blanda elaborado exclusivamente con leche de cabra. La pasta es uniforme y compacta, el color varía del blanco al marfil; la corteza es fina, de consistencia suave y de color blanco, con presencia de mohos característicos de color blanco de penicillium candidum. El sabor es dulce, con una ligera nota amarga al final. Se presenta con una forma triangular muy especial, empaquetado en formas de peso variable de 400 a 500 gramos. Versátil en la cocina debido a su gran ligereza y digestibilidad, se comercializa fresco después de sólo 5 días de curado, para mantener ese aroma de leche fresca original.
La leche de cabra tiene un alto nivel nutricional, rico en calcio y fósforo, esencial para huesos y dientes; Gracias a la estructura molecular muy simple de las proteínas y grasas que contiene, es un alimento mucho más magro y digerible que la leche de vaca.
El queso de cabra nutre y no inflama, sin duda una buena alternativa para las personas intolerantes a la lactosa.
Al ser un queso fresco debe ser consumido a los pocos días de su producción.
Delicioso sobre una rebanada de pan tostado rociada con miel o derretido en una ensalada, o para enriquecer sopas. En una tabla de quesos. Lo acompañaremos de un vino blanco dulce.

Mundoquesos