Jul 29, 2022

Funky Monk

Leche: Vava
Tipo: Pasta semiblanda, corteza lavada
Denominación de Origen: No
Materia grasa: No definido
Maduración: De 3 a 6 semanas
Aspereza: Media a fuerte
Vino: Abbaye des Rocs Blanche des Honnelles - Cerveza Belga Trigo
País de origen: Bélgica
Región: Roeselare - Flandes Occidental (Flandes)

El Funky Monk (Monje enrollado) es una representación clásica del queso de estilo trapense por el que Bélgica es conocida. La quesería donde se fabrica este queso se llama ‘t Groendal y pertenece a Johan Deweer y su esposa Dominique Steyaert, actualmente su hijo Louis-Philippe Deweer (cuarta generación) colabora con ellos, la granja familiar se ubica en el suavemente ondulado paisaje de Rumbeke una comuna perteneciente municipio de Roeselare, en la provincia de Flandes Occidental.
La artesanía y la calidad son fundamentales para esta empresa familiar. Para lograrlo, trabajan junto con los ganaderos locales que tienen pasión por las vacas y la leche.
La familia Deweer elabora este queso con leche pasteurizada de vaca y cuajo vegetal, luego lo lava en agua salada durante aproximadamente un mes antes de enviarlo a una hora de distancia de la quesería, concretamente a Amberes para su envejecimiento, allí el maestro afinador Michel Van Tricht, los madurara en sus bodegas de una antigua planta embotelladora de la cervecería Brouwerij De Koninck en Amberes.
Kaasaffneurs Van Tricht está dirigido por un equipo de padre e hijo, Michel y Frederic. Michel compró la tienda de delicatessen de su padre en 1978. Comenzó a interesarse por los quesos y a trabajar con los agricultores locales en la selección para la tienda.
Kaasaffineurs Michel Van Tricht madura este Funky Monk (y muchos otros excelentes quesos europeos) también tiene una tienda de quesos en Amberes que, según algunos, es la mejor de Europa. La tienda almacena cientos de quesos y abastece a los mejores restaurantes de Bélgica.
Los quesos de estilo trapense son conocidos por tener una corteza lavada: durante el proceso de elaboración del queso, la parte exterior se “lava” en salmuera u otro líquido. Este método de elaboración de quesos a menudo da como resultado un queso que es bastante picante y fétido. Pero no temas, a pesar del nombre, este queso se encuentra en el extremo más templado del espectro.
A su corta edad, el Funky Monk es picante sin dejar de ser alegre. La corteza no tiene un olor demasiado abrumador y solo está un poco pegajosa, lo que hace que sea fácil de trabajar. Su textura es blanda, con una deliciosa sensación en la boca. Los sabores de las cebollas cocidas y tocino se unen a la crema dulce y ayudan a relajar el sabor original de este queso de estilo de Abadía, mientras que la corteza es afrutada y picante.
Para degustar toda la riqueza de sabores se recomienda el consumo a temperatura ambiente, llevado a este punto es perfecto como queso de mesa simplemente emparejado con cualquier tipo de galleta salada o con sabor. Aunque es perfecto por sí mismo, al Funky Monk le encanta la compañía de verduras asadas, especialmente las patatas, la coliflor y las coles de Bruselas.
El Funky Monk combina perfectamente con una cerveza de trigo belga. No sólo es de la misma región, sino que las notas afrutadas y carnosas del queso se equilibran perfectamente con las notas secas a pan de la cerveza.

Mundoquesos

Mundoquesos

Mundoquesos

Mundoquesos

Mundoquesos

Mundoquesos