Mar 17, 2021

Le Bleu de la Chataigneraie

Leche: Vaca
Tipo: Pasta semiblanda, azul, corteza natural
Denominación de Origen: No
Materia grasa: No definido
Maduración: Mínimo 2 meses
Aspereza: Fuerte
Vino: Château Le Thibaut (D.O. Monbazillac)
País de origen: Francia
Región: Cantal (Auvernia-Ródano-Alpes)

El territorio auvernés de Aurillac se despliega en el límite del parque natural regional de los volcanes de Auvernia.
Al suroeste del departamento de Cantal existe una región natural con paisajes rurales montañosos, salpicados de campos y bosques: ¡bienvenidos al castañar (Chataigneraie) de Cantal, llamado así por su producción de castañas! En este territorio verde y tranquilo se asientan varios pueblos medievales como Marcolès, Montsalvy y Prunet. Situada en el corazón del castañar de Auvernia, Prunet es una pequeña y carismática villa con pintorescas calles empedradas.
El Bleu de la Chataigneraie es un queso elaborado con leche cruda de vaca, con pasta veteada azul, elaborado por Edwige y Nicolás de la GAEC Cantournet-Bertrand situada en Prunet una población del departamento de Cantal en la región de Auvernia-Ródano-Alpes.
En 2017, crearon su taller de transformación para valorizar su leche.
Edwige y Nicolás explotan 80 hectáreas y tienen un rebaño formado por unas sesenta vacas. Trabajan en un sistema bastante extensivo con la hierba como alimento principal.
El Bleu de la Chataigneraie es un queso con forma cilíndrica con un diámetro de 20 centímetros. Su peso es de aproximadamente 2.5 kilogramos.
Su fina corteza de color marfil a marrón claro, está cubierta con un fino plumón de moho blanco a gris.
Su pasta, de color marfil a crema, es flexible y fundente y tiene un veteado gris azulado bastante pronunciado.
En nariz, el Bleu de la Chataigneraie tiene un olor marcado, emite un aroma a paja, champiñones y leche.
En boca, es un queso deliciosamente cremoso que ofrece un agradable aroma equilibrado de mantequilla y aromas de setas, y sotobosque. ¡Su buen sabor azul deleitará sus papilas gustativas!
El lado fundente y untuoso del Bleu de la Chataigneraie le confiere un carácter único que, como un gran vino, mejora según su maduración y su temperatura.
El Bleu de la Chataigneraie, de carácter fuerte, que combina cualidades gustativas y digestivas, se aprecia particularmente bien al final de las comidas.
También aporta un toque de originalidad a ciertos platos: soufflés, ensaladas, carnes, pastas, risottos, tartas saladas y tortitas. En el aperitivo, se puede servir en canapés (se trabaja en una pasta con mantequilla).
El Bleu de la Chataigneraie va muy bien con un vino blanco suave como un Monbazillac o un vino blanco dulce del suroeste.
Foto: Le Guide du Fromage

Mundoquesos

Mundoquesos

Mundoquesos

Mundoquesos