Sep 22, 2020

Pavé Toulousain

Leche: Vaca
Tipo: Pasta semi-blanda, prensada sin cocer, corteza natural
Denominación de Origen: No
Materia grasa: 45%
Maduración: De 4 a 12 meses
Aspereza: Media
Vino: Lo Sang del Païs - Domaine du Cros (D.O. Marcillac)
País de origen: Francia
Región: Aveyron y Alto Garona (Occitania)

El Pavé Toulousain es un queso “fermier” (de granja) elaborado a partir de leche cruda de vaca, de pasta prensada sin cocer y una corteza natural. Fue creado el 2015 en Toulouse y es el fruto de la colaboración entre la quesería de Xavier, maestro quesero y afinador reconocido mundialmente y Alain Mazars, un productor-agricultor de renombre, ubicado en Camboulazet en Ségala Aveyron.
Aún qué el Pavé Toulousain lleva el nombre de Toulouse, como ya he comentado, se elabora en la granja de Alain Mazars. Posteriormente se traslada para madurar durante un mínimo de 4 meses en las bodegas de la quesería Xavier por François Bourgon, maestro-afinador e hijo del fundador de la quesería. El Pavé Toulousain existe en diferentes tipos de maduración, de 4 a 12 meses.
El Pavé Toulousain tiene una textura crujiente y ofrece aromas terrosos. Su pasta es flexible y su corteza rustica y gruesa cuya superficie nos recuerda a la de una piedra.
Este queso no solo lleva la impronta de Toulouse, una ciudad que no tiene una tradición histórica de queso, sino que también es único, ya que se ofrece en forma geométrica cúbica, donde la mayoría de los quesos se moldean en forma redonda o cuadrada. Original por su forma de cubo con lados de 12 cm, y un peso de 680g se presenta en una caja de madera de álamo imitando una bodega de maduración que nos garantiza buenas condiciones de conservación y que nos permitirá consumirlo siempre en buenas condiciones.
Su sabor a terruño y carácter está a medio camino entre un Laguiole y un Bethmale. En boca, encontramos aromas a mantequilla y establo.
Su presentación es de diseño e innovadora con hermosos colores elegantes que lo convierten en un regalo ideal “listo para regalar” como un ramo de flores o una buena botella de vino.
Apenas hay otros quesos con forma cúbica, aparte de un queso belga llamado Hervé.
Entonces, este queso de seis caras, más complejo de hacer, también cumple con nuevos criterios técnicos. Lo cortaremos de otra manera. En virutas, o rodajas finas y comeremos la corteza al final, después de degustar el corazón, servido con un racimo de uvas, pan de centeno y una copa de vino, un Marcillac de 5 años de edad.
Foto: 1jour1fromage

Mundoquesos

Mundoquesos

Mundoquesos

Mundoquesos

Mundoquesos