Feb 22, 2021

Sant Martí

Leche: Cabra
Tipo: Pasta semidura, prensada, corteza natural
Denominación de Origen: No
Materia grasa: 45%
Maduración: De 4 a 6 meses - (vell) 12 meses
Aspereza: Media a fuerte
Vino: La Rasa (D.O. Pla de Bages)
País de origen: España
Región: Barcelona (Cataluña)

Este queso es una creación de la quesería Cuirols, propiedad de Josep Venturós y M. Dolors Feliu, en el pequeño pueblo de La Nou de Berguedà, situado en el Alt Berguedà.
En la quesería Cuirols buscan la sostenibilidad, el retorno a los orígenes y defienden la elaboración con leche cruda.
José venturoso abrió la quesería Cuirols el año 2007, cuando ya hacía 13 años que tenía rebaño de cabras. Su ilusión siempre había sido hacer quesos como los de su abuela.
Todos los quesos se elaboran con leche cruda. Así se conserva el sabor de la leche, un gusto dinámico, donde se aprecia la variación en el sabor de los quesos, en función de las hierbas que comen las cabras y las estaciones del año. Trabajan con los fermentos propios de su leche, no añaden ningún fermento liofilizado o comercial.
Las cabras son de raza Alpina, que es muy robusta, aguanta muy bien el frío y es una gran lechera. Viven en un corral con patio exterior y salen a pastar cada día en la Sierra de Catllarás. Su alimentación se basa en cereales, forrajes y pastos naturales.
Aparte de su gama de quesos, también tienen crema ácida, cuajada, tupí y ofrecen un servicio de catas a domicilio para bodas, banquetes y todo tipo de celebraciones.
El Sant Martí es un queso distinto a los que normalmente se hacen en Cataluña, es un queso al estilo Cheddar, protegiendo la corteza con manteca y dejándolo madurar durante 4 a 6 meses. Aunque también tiene una versión de 12 meses de maduración, a la que llama “Sant Martí Vell”
Es un queso de leche cruda de cabra, de pasta prensada, de coagulación enzimática con cuajo vegetal.
Presenta una corteza natural aspecto rustico, con el grabado de una flor de seis pétalos y de un bonito color tostado, en su interior la pasta es de textura semidura, cerrada y de color blanco.
El Sant Martí de cabra alpina tiene “un sabor completamente diferente de los quesos de cabra que conocemos”. Con un sabor fuerte y picante y un pronunciado aroma de hierbas naturales y frutos secos.
Es aconsejable consumir este queso a temperatura ambiente para saborear toda su fragancia de matices. Es perfecto para comer solo o acompañado con pan crujiente, y algunas frutas frescas (manzanas y peras). Está especialmente bueno cortado en virutas y esparcido por encima de una ensalada verde o un plato de pasta.
Se adapta muy bien con vinos tintos de crianza o de una “cerveza potente”.
Foto: Can Vilada xarcuteria

Mundoquesos

Mundoquesos

Mundoquesos

Mundoquesos