Ago 14, 2020

Tomme de Crozefond

Leche: Vaca
Tipo: Pasta semi-blanda, prensada sin cocer, corteza natural
Denominación de Origen: No
Materia grasa: 45-50%
Maduración: De 2 a 3 semanas
Aspereza: Media a fuerte
Vino: Château Brown (D.O. Pessac-Léognan)
País de origen: Francia
Región: Lot y Garona (Nueva Aquitania)

Este queso lo elabora la familia Pozzer en su Ferme Bio de Crozefond, ubicada en el corazón de Lot y Garona, en Saint-Aubin.
En los años 50, el padre Gilbert Pozzer y su esposa Claudette ambos de origen italiano, compran 30 hectáreas cultivables y algunos terrenos baldíos para comenzar en policultivo y la cría de ganado. En 1975, Gilbert participa en el primer mercado Bio de Villeneuve sur Lot. Es entonces un precursor que no deseo entrar en la propuesta del sistema intensivo de posguerra que se usaba de forma generalizada.
Para perpetuar y preservar los valores establecidos por su padre, los tres hijos de la familia se instalan gradualmente, entre 1984 y 1996, aportan cada uno nuevas actividades, crían sus animales, cultivan cereales, producen frutas y verduras y elaboran quesos, pasteles y embutidos tradicionales. Una familia que combina el saber hacer de cada uno para ofrecerle una gama de productos muy completa. Ellos utilizan recetas tradicionales de sus ancestros italianos, transmitidas de generación en generación, que combinan con éxito con las de la región de Lot y Garona.
El Tomme de Crozefond es un queso “fermier” (de granja) hecho con leche cruda de vaca, de pasta prensada sin cocer, aromatizado con ajo y albahaca.
Tiene la forma de un cilindro mediano.
Su corteza, de color marrón claro anaranjado, es fina y está cubierta con un fino plumón blanco no uniforme.
Su pasta, de color marfil, está adornada con hebras de ajo y albahaca. Es densa y flexible a la vez y puede presentar algunas aberturas.
Al acercárnoslo, la Tomme de Crozefond ofrece un olor dominante de ajo… ¡para ahuyentar a un vampiro!
En boca, es un queso bastante fundente con aromas de plantas aromáticas bastante marcados pero sin ser demasiado potentes.
Es importante comer este queso a temperatura ambiente para degustar mejor su riqueza de sabores. Los ajos y albahacas son conocidos por combinar perfectamente con tocino y sustanciosas sopas, así que corta unas rodajas de este delicioso queso para disfrutar junto con carne asada o derretido sobre una hamburguesa o en una sopa. ¡Se disfruta maravillosamente en una raclette!
Lo podemos acompañar con un buen vino tinto de la región.

Fuente y foto: Le Guide Du Fromage

Mundoquesos