Feb 28, 2020

Damse Mokke

Leche: Vaca, cabra, oveja
Tipo: Pasta blanda, corteza enmohecida
Denominación de Origen: -
Materia grasa: 50%
Maduración: De 4 a 6 semanas
Aspereza: Suave
Vino: Marcel Deiss Gewürztraminer (D.O. Alsacia)
País de origen: Bélgica
Región: Flandes Occidental

La historia del queso en Bélgica es bastante reciente y se trata de un país con especialidades muy interesantes que apenas son conocidas fuera de sus fronteras. Según la región, las influencias son diferentes. En la parte flamenca del país (de donde procede este queso), la elaboración del queso está marcada por la tradición de los Países Bajos. Los flamencos desarrollaron tardíamente su producción y la diversidad de su oferta, fue a partir de la Segunda Guerra Mundial cuando comenzo la producción de forma más importante. Hoy los quesos son uno de los pilares de la agricultura belga.
El Damse Mokke es una bola semiesférica de queso, suave fermentado con una corteza blanca florida y un sabor cremoso. Está disponible en diferentes variedades: de leche orgánica pasteurizada de vaca, cabra u oveja. El queso ha existido durante casi treinta años, contiene principalmente leche orgánica flamenca y todavía lo elabora Lode Vanhoutte y su esposa Petra, ayudados por su hijo, en su quesería familiar Damse Kaasmakerij, un productor tradicional de queso ecológico. La quesería fue fundada en 1989 en una antigua granja de Damse en los Pólders (superficies terrestres ganadas al Mar del Norte), cerca de Brujas. En 1992, por necesidades de ampliación la compañía se mudó a una nueva ubicación en Sijsele.
El Damse Mokke es un queso de pasta blanda, tiene una corteza enmohecida blanca y esponjosa que es comestible. El queso se elabora a partir de leche pasteurizada y es envejecido al menos de 4 a 6 semanas, durante ese tiempo desarrolla un sabor multifacético (dependiendo de la leche utilizada, vaca, cabra u oveja), que en todos los casos es delicadamente dulce, con notas a nueces y crema de leche, con un final que nos recordara a champiñones frescos y ligeramente especiado, está perfectamente equilibrado y su cremosidad será un placer aún más perceptible cuando se disuelva en la boca casi como si se derritiera. Tiene una textura deliciosamente cremosa.
El nombre se refiere a su forma convexa, que recuerda a una taza de moca. Mokke también es una palabra que se usa para describir una chica hermosa en el oeste de Flandes.
Es importante comer este queso a temperatura ambiente para degustar mejor su riqueza de sabores.
Como todo queso artesanal, resulta perfecto acompañado de pan rústico. El Damse Mokke se degusta bien con todo tipo de ensaladas, con frutos secos tostados como almendras y avellanas, y frutas como los higos y las pasas. Funde bien, por lo que es excelente para potenciar las recetas al horno y los gratinados.
Se recomienda acompañar de vinos blancos, frescos y muy afrutados (Gewürztraminer o Riesling).

Mundoquesos

Mundoquesos

Mundoquesos

Mundoquesos

Mundoquesos