Feb 26, 2009

La Tur

Leche: Vaca, oveja y cabra
Tipo: Pasta blanda, corteza natural enmohecida
Denominación de Origen: No
Materia grasa: 40%
Maduración: Unas 2 semanas
Aspereza: Suave
Vino: Contratto Blanc de Blancs (D.O. Alta Langa)
País de origen: Italia
Región: Cuneo (Piamonte)

La Tur es un queso del que es muy fácil enamorarse. Leche densa, suave, dulce, especiada e irresistiblemente rica, La Tur es representante del queso Robiola del Piamonte. Aunque bastante difícil de definir (un gran número de quesos piamonteses llevan el nombre de “Robiola”), estos quesos son generalmente blandos, enmohecidos y pegajosos que se consumen jóvenes.
Lo produce el Caseificio dell’Alta Langa en Bosia, una localidad italiana de la provincia de Cuneo, región de Piamonte.
El queso de forma cilíndrica tiene un color amarillo pajizo claro con una corteza comestible suave y rugosa.
El queso La Tur es una mezcla de vaca, oveja y cabra. Las leches se combinan primero y después se pasteurizan delicadamente a la temperatura más baja permitida por la ley italiana. Esto garantiza que la leche no se queme y que los microbios naturales presentes en el interior del queso tengan la posibilidad de mejorar el sabor del queso.
Posteriormente, la cuajada se recoge en moldes, donde drenan bajo su propio peso antes de ponerlos a madurar. A diferencia del prensado, que utiliza el peso para eliminar el suero de leche en la cuajada, este proceso permite desarrollar un queso más húmedo y frágil.
Debido al ligero moho que crece en la corteza del queso, éste madura de fuera a dentro. En un queso de diez días, el queso es cremoso justo debajo de la corteza y suave hacia el centro. A medida que el queso envejece, la capa exterior se vuelve más sabrosa y picante, mientras que el centro se vuelve cremoso.
Mientras que muchos quesos jóvenes y blandos tienen un sabor muy delicado, La Tur tiende a ser bastante complejo, sin duda algo que los conocedores de quesos aprecian. No predomina ningún perfil aromático.
La Tur tiene la acidez picante del queso fresco de cabra, con un trasfondo terroso y lechoso. Tiene un sabor completo, sin cruzar el territorio punzante.
La corteza florida suave y húmeda es totalmente comestible y una parte deliciosa del queso.
Es posible saborear la bondad de la leche de vaca, el sabor de la leche de cabra y la suavidad de la leche de oveja. Las tres leches se complementan entre sí, y esta es otra razón por la que La Tur tiene un sabor relativamente complejo para un queso joven y suave.
Excepcionalmente para ser un queso fresco que tiene una vida útil de 2 meses.
El queso tiene la forma de una magdalena envuelta en papel ondulado con volantes, lo que lo convierte en un delicioso centro de mesa de cualquier plato de queso. También es un buen queso para servir después de la cena, en lugar de postre.
La Tur combina bien con los vinos espumosos. Se debe servir con pan o galletas saladas, ya que este queso suave necesita algo para reposar.
Como para la mayoría de los quesos, La Tur se sirve mejor a temperatura ambiente para apreciar todos los matices de aroma y sabor. Sin duda se puede servir con un vino tinto crudo procedente de la región del Piamonte, aunque el sabor del queso se compensa mejor con vinos más dulces. Basta con untar el queso sobre un poco de pan crujiente o, si se quiere dar un toque de color, servirlo con un poco de miel de trébol, peras asadas o mermelada de membrillo.
Fuentes consultadas: Hiloved

Mundoquesos

Mundoquesos

Mundoquesos

Mundoquesos

Mundoquesos

Mundoquesos