Dic 16, 2019

Galet Boisé

Leche: Vaca
Tipo: Pasta semi-blanda, prensada no cocida, corteza lavada
Denominación de Origen: -
Materia grasa: 45%
Maduración: No definido
Aspereza: Suave a media
Vino: Domaine Serge Laloue Sancerre (D.O. Sancerre)
País de origen: Francia
Región: Norte (Altos de Francia)

El Galet Boisé lo elabora la Ferme du Vinage, ubicada en Roncq una localidad francesa cerca de la población de Lille. Durante 9 generaciones, la familia Couvreur ha continuado la tradición agrícola que ha ido pasando de padres a hijos. En 1970 Thérèse-Marie junto con su esposo Michel Couvreur toman el relevo de la granja. En el Valle de Lys, las granjas practican la crianza y el policultivo en pequeñas superficies. La granja Vinage no es una excepción a la regla con sus 40 hectáreas y sesenta vacas lecheras que proporcionan 450,000 litros de leche por año. También transforman la totalidad de su leche en productos lácteos y mantequilla, pero especialmente en los quesos que es el producto en el que han volcado su mayor ilusión, pero no fue hasta 1985 cuando la enérgica Thérèse-Marie desarrolló su queso estrella el Carré du Vinage, que contribuyó en gran medida a la buena reputación de la empresa. Pero este no es el único queso que elaboran, hoy, fabrican y venden 20 quesos diferentes, entre los más conocidos están el Jolirond, el Saint-Paulin, el Crayeux de Roncq, que es prácticamente el mismo pero con periodos de maduración distintos, y por supuesto este Galet Boisé.
El Galet Boisé es un queso de leche cruda de vaca, de pasta prensada sin cocer. Este queso tiene la particularidad de estar aromatizado con nueces. Su corteza se lava con licor de nuez, lo que le proporciona un bonito color marrón que recuerda a una «cáscara de nuez» y un pronunciado aroma a nueces. La pasta de color marfil es flexible y suave, con algunos pequeños ojos, y un delicado sabor a nuez. La textura es flexible y untuosa, particularmente fundente.
El nombre de este queso se traduce literalmente como “guijarro de madera”. Posiblemente por su forma redondeada y ligeramente plana como un guijarro pulido por el agua y el color, podría confundirse por una madera.
Es aconsejable dejar atemperar el queso hasta llevarlo a la temperatura ambiente, para poder disfrutar de todos sus matices de sabor.
El Galet Boisé es ideal en una tabla de quesos donde sin duda destacará gracias a su original color, solo va bien cuando se sirve con un poco de pan crujiente acompañado de frutas frescas. En cocina, es perfecto para rallarlo o gratinarlo ya que funde muy bien. Se acompaña de un Sancerre blanco o una cerveza.

Mundoquesos